Cómo regular la temperatura de la habitación de forma natural

Sin comentarios abril 23, 2018

Cuando llega el calor estival es muy importante regular la temperatura de la habitación ya que, aunque existen métodos eléctricos como el aire acondicionado, las horas de sol fuerte o el viento caliente del exterior, son interminables. Por ello se recomienda la puesta en práctica de métodos naturales para refrescar el ambiente, lo que además conlleva la ventaja añadida de un considerable ahorro económico.

Consejos para regular la temperatura sin aire acondicionado

Rebajar la Temperatura de la Habitación

El uso de los colores, tipo de tela y muebles

Hay que descartar los colores oscuros, especialmente el negro, ya que absorben y retienen gran cantidad de calor. Por ello se deben elegir colores de la gama de blancos y beige en la ropa de cama de los dormitorios o en el sofá, etc. Enfriar las sábanas en el frigorífico antes de usarlas aportará un refrescante toque.

Se aconseja el uso de materiales como el algodón o el lino, pues no transmiten el calor como puede ser el caso de la pana, el terciopelo o el cuero.  Los muebles de madera y las fibras vegetales también absorben la humedad y el calor, liberando la pesadez del ambiente.

No hay que renovar o cambiar todo el hogar, ni sustituir los muebles. Por ejemplo, es muy efectivo colocar una sábana blanca encima del sofá y, si es posible, enfriarla previamente en el frigorífico.

El uso del ventilador y una cubitera con hielo y sal

El ventilador suele consumir poca electricidad, sobre todo si no es muy grande. Para evitar tener que comprar granes aparatos de ventilación, se puede recurrir a este sencillo truco. En efecto, colocando delante del ventilador hielo y sal podemos regular la temperatura de la habitación.

Haciendo pasar este viento de forma más concentrada o localizada, se podrá bajar la temperatura rápidamente. Esto se consigue introduciendo el hielo y la sal dentro de un recipiente de plástico con forma tubular y enfocándolo hacia la dirección deseada.

Durante la noche se aconseja dirigir el ventilador hacia la ventana para expulsar el viento caliente que proviene del exterior y, al mismo tiempo, ayudar a sacar el aire caliente acumulado en la habitación.

Los electrodomésticos y la comida

El uso de la lavadora deberá limitarse a las primeras horas de la mañana. En la cocina se recomienda optar por la comida ligera y rápida de preparar o cocinar temprano, antes de que lleguen las horas centrales del día. Cocinar una vez que se haya ido el so también es una buena opción.

-La comida. No se aconsejan platos muy cocinados, altamente energéticos o calóricos como las frituras o el picante. Por contra se debe comer mucha verdura, fruta fresca y, si es carne, que sea pollo a la plancha, por ejemplo.

Uso inteligente de persianas o ventanas

Bajar la temperatura en verano

Cuando el sol desciende es el momento de ventilar las habitaciones,  abrir las ventanas y correr las persianas o cortinas. El calor se forma por el impacto de los fotones sobre la materia, así que hay que evitar la luz todo lo posible. Tener las habitaciones oscuras durante las horas fuertes de calor es muy importante. Cuando se alcanzan los 20ºC por la mañana ya es hora de empezar a cerrar la casa.

Otros consejos

-Estar rodeado de plantas. Esto hace bajar la temperatura dos grados aproximadamente, pues las plantas (especialmente las floradas) absorben el calor y los rayos de sol expulsando agua. De igual forma si se tiene un porche o un espacio exterior se debe regar al atardecer.

-Por último, hay materiales aislantes para paredes o suelos, de gran variedad y precio que pueden reducir hasta un 30 % los grados de temperatura en el interior del hogar. Junto a los anteriores consejos harán que se pueda regular la temperatura de la habitación y aportar más frescor al ambiente estival.

Para cualquier duda, puedes contactar con nosotros a través del siguiente enlace.


Sin comentarios