Los muebles para estudiantes más eficientes

Sin comentarios mayo 10, 2017

Estudiar es una actividad exigente a la que los alumnos dedican gran cantidad de horas de su vida. Precisamente por ello hay que llevarla a cabo en un entorno adecuado. Y aquí cobran gran importancia los muebles para estudiantes que se elijan y cómo se distribuyan por la habitación. Cuando pensamos en ponernos a estudiar lo primero que nos viene a la mente es el escritorio. Este, sin lugar a dudas, es muy importante, pero también hay otros elementos que pueden ser determinantes y marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Aquí vamos a analizar algunos de ellos para que aproveches al máximo tus horas de estudio y para que lo hagas de una forma lo más amena posible.

Los muebles para estudiantes imprescindibles

Como decíamos, la mesa de escritorio es un elemento fundamental dentro de los muebles para estudiantes. No obstante, no cualquiera vale. Como norma general, debe tener los cantos redondeados, así se evitará que las venas de los brazos se presionen de forma inadecuada contra la madera al ponerse a escribir o trabajar. También debería medir, al menos 1,20 de ancho, aunque sería aún más recomendable que fuera de 1,40 o 1,60, para así poder tener espacio para trabajar y organizarse bien. Contar con una bandeja extraíble para el teclado puede ser interesante, aunque con los teclados inalámbricos y cada vez más pequeños de hoy tal vez ya no sea algo tan imprescindible. Sí es conveniente que incorpore una cajonera donde poder tener a mano papeles, objetos y todo lo necesario para nuestro estudio. En cuanto a los colores y el material, lo ideal sería apostar por tonos claros o neutros, que no distraigan y que generen sensación de paz y armonía. En la misma línea, las maderas nobles y de calidad siempre serán mejores y más resistentes.

Encontrar la silla ideal. Una elección que vale la pena

Si encontrar una buena mesa es importante, una silla cómoda, a poder ser ergonómica, y totalmente ajustable, es más que necesaria. Vamos a pasar largas horas sentados en ella, por lo que hay que saber elegirla bien. Debería tener respaldo para la cabeza, pues las pequeñas, de espalda corta, además de no adaptarse bien a nuestro cuerpo, nos impiden recostarnos y descansar así nuestros músculos y nuestra mente por un momento.

Orden, orden y más orden

Una pauta común a la hora tanto de tener un despacho tanto para estudiar como para trabajar es esforzarse en el orden. El concepto del menos es más aquí será determinante para evitar distracciones, para fomentar la concentración y para rendir al máximo. Por este motivo, optar por estanterías para ordenar y colocar los libros, apostar por archivadores para apuntes, y ser cuidadosos en lo que dejamos por encima de la mesa resulta básico y elemental. Al menos una de las estanterías debería estar a nuestro alcance sin tener que levantarnos de la silla. En ella colocaremos los libros más esenciales, los documentos que más consultemos y otros objetos cotidianos para nuestro estudio. Luego podemos tener otras, a poder ser cerradas, con lo que no usemos de forma tan regular.

Un rincón para concentrarnos

Otro buen consejo es crear un espacio para la concentración o la relajación. Un pequeño sillón, con un reposapiés, será ideal para levantarnos un poco de nuestro sitio habitual y despejar nuestra mente. Por otra parte, hay gente que aprecia también levantarse y estudiar así. Valora colocar una mesa plegable en la pared a cierta altura para que puedas leer en ella de pie.

Si sigues estos consejos de muebles para estudiantes, estudiar será mucho más ameno y placentero tanto para ti como para tu cuerpo y tu mente. Al final todos saldréis ganando, incluyendo tus calificaciones.

muebles estudiantes


Sin comentarios