6 tipos de madera para muebles

Sin comentarios agosto 22, 2017

Los muebles de madera que utilizamos tanto para nuestro hogar como para nuestra oficina pueden clasificarse de muchas maneras: colores, tamaños, estilos y, una de las más importantes, por el tipo de material con el que están realizados. En este caso vamos a explicar de manera más minuciosa los diferentes tipos de madera que nos podemos encontrar o con los que podemos realizar nuestros muebles.

Clasificación de las maderas

6 tipos de maderas para muebles

  • Muebles realizados en madera de roble: una de las maderas más populares y utilizadas para muebles, en especial, para los muebles más rústicos. Es un tipo de madera muy resistente, especialmente en ambientes húmedos,   por lo que es ideal para zonas de alta montaña y de costa porque así nos aseguramos una durabilidad muy superior a otros tipos de madera. Otra de sus principales ventajas es la facilidad con la que podemos trabajar este tipo de madera y los resultados tan excelentes que garantiza porque además podemos incluso envejecerla para darle un aire más retro pero sin perder ninguna de sus características.
  • Muebles realizados en madera de pino: junto con el roble una de las más utilizadas por la versatilidad que ofrece, ya que podemos pintarla, teñirla, encerarla, etc... Su principal desventaja es que no ofrece una resistencia tan fuerte como otros tipos de maderas y se clasifica como un tipo de madera más blando. Ofrece usos muy diferentes porque no sólo se utiliza para muebles sino también para vigas, puertas, estructuras, etc...
  • Muebles realizados en cerezo: madera muy resistente a todo tipo de flexión por lo que una de sus funcionalidades principales es utilizarla para muebles con curvas y no completamente rectos como la gran mayoría de ellos. Como no es muy resistente en algunas ocasiones se utiliza directamente como revestimiendo de aglomerados. Presenta un característico tono rojizo y su principal ventaja es que se limpia de manera muy fácil; en contraposición es muy propensa a la carcoma y además no debe exponerse mucho al sol porque puede perder parte de su color por lo que es más recomendable para muebles de interior.
  • Muebles realizados en madera de haya: aunque a simple vista pueda parecer una madera débil, en realidad su resistencia es muy similar a la del roble y sin embargo también es muy moldeable como en el caso del cerezo. Podemos adaptarla para muebles curvos pero tenemos que tener especial cuidado en el proceso de secado porque puede llegar a deformarse. Uno de sus principales inconvenientes es que no presenta resistencia a insectos ni carcoma.
  • Muebles realizados en madera de caoba: una de las maderas más utilizadas a lo largo del tiempo debido a su alta calidad. Por el contrario es una madera a la que no le viene especialmente bien la exposición solar debido a su tendencia a resecarse por lo que una recomendación que hay que seguir para su mantenimiento es intentar que se encuentra en ambientes con humedad para evitar precisamente este problema.
  • Muebles realizados en madera de nogal: tipo de madera duradera que se clasifica en dos variedades: Nogal Americano y Nogal Europeo. Son de colores parecidos peor en Nogal Europeo presenta un característico color marrón oscuro en sus vetas por lo que es fácilmente identificable. Es un tipo de madera cara debido a que no abundan los árboles de este tipo por lo que su coste es más elevado y por lo tanto es una madera más selecta. Su principal ventaja es su alta resistencia a cualquier tipo de plaga: carcoma, insectos, hongos, etc...

Tenemos ante nosotros una difícil elección, ¿qué tipo de madera elegir para los muebles de mi hogar? La mejor elección será aquella en la que tengamos en cuenta si son muebles de exterior o interior, en qué tipo de habitación se van a utilizar y qué decoración van a integrar puesto que, como hemos visto en la descripción detallada, cada una de ellas tienen un color específico que puede combinar mejor con unas u otras tonalidades.


Sin comentarios